jueves, 31 de marzo de 2011

La Deuda Histórica con los desaparecidos de la Revolución



Por: Homar Garcés* 


La agenda legislativa del parlamento nacional debiera incluir el esclarecimiento de las persecuciones, torturas, desapariciones y muertes violentas que sufrieran cientos de venezolanas y de venezolanos a manos de los cuerpos represivos del Estado durante los gobiernos antinacionales de AD y Copei, así como el respectivo castigo a los autores materiales e intelectuales de tales hechos, como se planteara en un primer momento al designarse una comisión especial por el mismo ente legislativo con este objetivo.
Esta es una reivindicación histórica que debe propiciarse a fin de evitar que crímenes de lesa humanidad como estos vuelvan a perpetrarse, siendo evidente que muchos de sus autores aún se hallan con vida y podrían enjuiciarse, del mismo modo que ya se hace en los países del cono sur de nuestro continente con quienes llevaron a cabo el Plan Cóndor, según los lineamientos de la CIA y el Pentágono de Estados Unidos. A ella debieran sumarse todos aquellos movimientos y agrupaciones, cuyos militantes fueron víctimas de la saña de las entonces Dirección General de Policía (Digepol), luego transformada en Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), y el Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (Sifa), designado luego como Dirección de inteligencia Militar (DIM).
Tales organismos policiales y militares aplicaron una política de terrorismo de Estado ante la cual muchos de los que ahora se rasgan las vestiduras, invocando el respeto a los derechos humanos, mantuvieron un silencio cómplice. De ahí que sea importante que el actual presidente de la Asamblea Nacional, el diputado Fernando Soto Rojas, tenga a bien impulsar una acción de este tipo, ya que sus hermanos fueron vilmente asesinados y sus restos desaparecidos, como ocurriera con una gran porción de luchadores sociales y de militantes del Partido Comunista, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), el Partido de la Revolución Venezolana (PRV), la Liga Socialista y el Movimiento Ruptura, entre otras organizaciones de izquierda revolucionaria de nuestro país.
Para que esto sea efectivo, no bastará con obligar mediante alguna ley a las Fuerzas Armadas y al actual Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) a desclasificar sus archivos, de manera que se puedan ubicar los restos de estas personas que lucharan en el pasado por lograr una Venezuela más justa, democrática y soberana. Es necesario ubicar y enjuiciar a quienes dieron y obedecieron las órdenes de ejecución, muchos de los cuales ascendieron en sus respectivas instituciones, a tal grado que se sabe de algunos instalados en altas esferas de poder, sin que los amilane el temor a la justicia venezolana, una cuestión que requiere de la participación de todos los revolucionarios de izquierda con la finalidad de saldar esta deuda histórica con nuestros camaradas muertos.
Por ello, aplaudimos la iniciativa de la Fundación “Capitán Manuel Ponte Rodríguez” y de la Asociación Bolivariana contra el Olvido de presentar a la Asamblea Nacional un Proyecto de Ley contra el Silencio y el Olvido que permitiría acabar con la impunidad de estos crímenes de lesa humanidad, cometidos sólo para preservar los privilegios antisociales de las minorías dominantes de nuestro país.-

*Maestro ambulante.

mandingacaribe@yahoo.es

miércoles, 30 de marzo de 2011

PAUL DEL RIO   CTE. MAXIMO CANALES (FALN)
LEGENDARIO COMBATIENTE DE LOS AÑOS 60

Todos adolescentes, no eran asesinos ni terroristas, eran los guerrilleros de los años 60. No reclaman por sus muertos en combate, pero sí por los torturados, desaparecidos y por los asesinados, cuyos victimarios disfrutan hoy posiciones de privilegio

Guerrilleros venezolanos que combatieron a partir de 1960, yacen en el campo de batalla, montaña adentro, sepultados con honores por sus compañeros y otros en cementerios de sus pueblos de origen, mientras los sobrevivientes se han reagrupado para actuar hoy con visión de futuro para el país. Dejaron la familia para asumir la lucha por las libertades, derechos, igualdad y justicia social.
Paúl del Río o Máximo Canales
-Históricamente, nuestra lucha comienza con la supuesta democracia de Rómulo Betancourt, cuando el Gobierno Nacional se planteó terminar de entregar las riquezas del país a Estados Unidos.

Respuesta inmediata fue la represión apoyada en expresión presidencial: “disparen primero y averigüen después”, el Partido Comunista y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, en el año 1961decretan la insurrección armada y comienzan a organizar los grupos guerrilleros en Barquisimeto, Valencia y Caracas. A comienzos de 1962 existían unos seis o siete destacamentos guerrilleros urbanos en Caracas. El PCV tenía cuatro urbanos y el MIR tenía tres. Yo fundé el destacamento “Alberto Rudas Mezones”.

Nunca nos hemos rendido
A Paúl del Río no le gusta hablar hoy de aquellas acciones muy puntuales que comandó como “Máximo Canales”.

“Pero podemos mencionar la toma de la Misión Militar Norteamericana y el secuestro de dos coroneles, uno de ellos Mike Smolen, para impedir el fusilamiento de Nguyen Van Troy, acusado de atentar contra Robert McNamara en Vietnam. Fueron operaciones militares muy exitosas aunque políticamente no tanto, pues en aquella oportunidad el PCV ordenó la liberación del coronel norteamericano por temor a la feroz represión. Una vez liberado fusilaron a Van Troy en Saigón.

En el caso del MIR, se nos ordenó la captura del buque Anzoátegui, operación que se realizó con éxito. Ya por el PCV los ‘Aguiluchos’ se habían llevado un avión comercial, desde el cual lanzaron propaganda política contra el gobierno sobre Caracas y se fueron a Trinidad, cuyo gobierno los devolvió. Luego el MIR hizo una operación similar y fueron a Barbados. Algunos de sus protagonistas viven.

El objetivo era hacer conocer la lucha, pero la prensa nacional e internacional la silenciaban.
Posteriormente secuestramos al futbolista Alfredo Di Stéfano durante 72 horas. En esas operaciones no hubo muertos, heridos, ni disparos.

Somos un punto de referencia histórica único en América Latina, jamás utilizamos el terrorismo, no causamos víctimas civiles, eran operaciones con una alta carga de idealismo, moral, ética y humanismo pero la respuesta de las fuerzas militares y policiales no era la misma. Éramos torturados, desaparecidos, asesinados, el enemigo tenían todo el poder del Estado y el apoyo de Estados Unidos, nuestra logística era demasiado precaria.

Nunca nos hemos rendido, seguimos con nuestros ideales y nuestra causa.
Jamás hemos reclamado por un compañero caído en combate, pero sí por los compañeros torturados, los desaparecidos, los asesinados estando prisioneros.

Muchos venezolanos murieron en combate en República Dominicana contra la dictadura de Trujillo. Otros en Nicaragua, El Salvador, Argentina, Chile. Hay grandes ejemplos de los nuestros en el exterior, como es el caso de Carlos Illich, a quien algún día vamos a rescatar del Gobierno francés, pues para nosotros es un héroe.

Estamos en capacidad de participar en una guerra de resistencia durante cien años ante cualquier agresión, porque la lucha apenas comienza con el triunfo de la revolución bolivariana que encabeza el comandante Chávez.

Dicen que la historia la escribe el vencedor y nosotros vamos a hacer un esfuerzo porque se cuente la historia verdadera, porque las luchas revolucionarias venezolanas no terminan con la bala que mata a Zamora y vuelven a comenzar el día 27 de febrero de 1989 ni el 04 de febrero de 1992. Comenzaron casi medio siglo atrás.

No desdeñamos las luchas anteriores a nosotros, las respetamos, pero tenían otro sentido ideológico y político, eran para rescatar la democracia, pero la generación de nosotros se plantea la toma del poder por la liberación nacional y el socialismo.

La lucha antiimperialista y la búsqueda del socialismo no comenzó el 4 de febrero de 1992, sino en 1960.

–¿Y ahora?
–Tampoco tenemos ningún reconocimiento oficial.
–¿Ni seguridad social?
–Nuestra fundación se plantea que algún día se le otorgue una pensión honorífica a los combatientes y a sus familiares directos.
–¿Será que los torturadores de antes están ahora en el Gobierno?
–No me atrevería a hacer esa aseveración así tan contundente, pero en algunos casos sí. Esos archivos se abrieron durante un tiempo pero los cerraron misteriosamente.
–¿Las podrías decir?
–Precisamente por lo que tú estas diciendo, porque muchos de aquellos jefes militares asesinos que lanzaron desde helicópteros y aviones a nuestros compañeros, están todavía en el Gobierno, o bien están sus hijos o sus sobrinos, o sus amigos. Aquí no se ha logrado como en otros países, que se castigue a a esos policías torturadores y asesinos.
–¿Quiénes están aún en el Gobierno?
–Te menciono un caso emblemático. Henry López Sisco. Se fue a Costa Rica.
–¿Cuando cesó realmente la persecución a ustedes?
–No ha cesado, todavía hay compañeros que andan con cédula falsa, que están en pantalla y no pueden salir del país, compañeros cuya situación jurídica no es legal.
–¿Algunos se escondieron?
–Nunca nos escondimos, porque eso es cobardía. Aquí los únicos encapuchados son los traidores.
–¿Persisten en exigir justicia?
–Sí. Al Estado, a la revolución bolivariana, al presidente Chávez le exigimos justicia para los compañeros torturados, desaparecidos, asesinados.
–¿Ha hecho algo el Ministerio Público?
–Sí, algunas cosas, muy pequeñas, las pocas cosas que se han logrado han sido por la insistencia perseverante de los familiares de los desaparecidos, pero no porque el Ministerio Público se haya planteado la tarea como tal.
–¿Refleja este proceso de transformaciones el sueño de quienes cayeron en la lucha armada y de quienes sobrevivieron?
–Sí lo refleja y nos sentimos total y absolutamente identificados. Somos críticos. No aduladores. Tenemos algunas diferencias. Pero no de principios.
–¿Por qué se mantienen como apartados de esta lucha social de ahora, si ustedes anteriormente lo dieron todo sin esperar algo a cambio de su sacrificio en la lucha armada?, ¿por qué el Gobierno no ha reconocido su aporte revolucionario?
–Eso precisamente es lo que nosotros nos estamos planteando y preguntándole al Estado venezolano.
–¿Será que hay oposición en algún sector militar?
–Esas son las dudas que tenemos, si puede haber oposición en algún sector militar o en algún sector político que no comparte.
–Tendrían que pelear.
–Pelear con armas.
–¿Y sufrir torturas?
–Sufrir todo lo que sufrimos nosotros. Y perder todo lo que perdimos.
–¿Fue mucha la gente que murió?
–Sí. No tenemos la cifra exacta. Pero fueron miles y miles de compañeros y compañeras que cayeron en el campo de batalla.
–¿Pudieron sepultar a sus muertos?
–En algunos casos sí, algunos en la montaña y luego, años más tarde, los trasladamos a cementerios, y aquellos compañeros que fueron asesinados por el enemigo en algunos casos los recuperaron los familiares y compañeros.
–¿Existe la figura del guerrillero desconocido?
-Nuestro conflicto fue de baja intensidad, no una gran guerra como la que libran los compañeros colombianos, a quienes queremos muchísimo, son nuestros hermanos, mucho les debemos, y quizás ellos a nosotros porque muchos venezolanos han muerto allá al lado de ellos. Aquí mataron, descuartizaron a cientos de campesinos, violaron a las mujeres y las desaparecieron.
–¿A la pacificación Caldera, 1969, le siguió una masacre de guerrilleros a cargo de opuestos a tal medida de estado?
–No fue ni tan pacificación ni tan masacre. En esa supuesta pacificación, el gobierno de Caldera abrió las puertas a quienes quisieran acogerse a ella. Muchos compañeros aceptaron.
–¿Cómo es eso de los derrotados de los 60 que dice Nicolás Maduro?
–Como el no participó en eso, no lo conoce y a lo mejor no le tiene cariño, pues el no vivió esa etapa. En todo caso no es nuestro enemigo.
–¿Guarda rencor?
–Muchísimo. Guardo un profundo odio a nuestros asesinos. No hay perdón posible.
–¿Y a los que se pasaron al enemigo?
–A esos, a esos les guardo un particular odio y un particular desprecio.
–¿Hubo derrota militarmente?
–Hubo una derrota militar evidente y una derrota política evidente. No supimos coordinar el contacto para entrar en conexión con el pueblo. Era distinto el campo a la ciudad. En las ciudades nos entendían, pero los campesinos no, cuando les hablamos de Marx y Lenin.
–¿Entonces el PCV tuvo razón cuando intentó rectificar?
–Unos lo harían por convicción, pero otros lo hicieron por sinvergüenzas y por cobardes. Y los que tuvieron responsabilidades militares que nos azuzaron y nos llevaron a la guerra, a esos que no consultaron con nosotros sino que negociaron directamente de dirección a gobierno, no podemos perdonarlos.
–¿Como fue esa retirada?
–Fue escalonada. Hubo divisiones, contradicciones, fraccionamientos. Cuando el MIR se plantea la paz y entrega yo me quedo sin partido y sigo alzado.
–¿Seguiste tu propia guerra?
–Me quedé “free lance”. Siempre alzado, clandestino. Jamás me entregué. Muchos de nosotros no aceptamos la derrota y nos fuimos a otros países.
Tomado de SEMANA CON COMPROMISO. Junio 2008

Sobrevivientes de los años 60 y 70

Por: Eliecer Martínez (*)         
En fecha relativamente reciente se realizó un encuentro con algunos sobrevivientes de los años 60 y 70 en la Asamblea Nacional convocada por su presidente Fernando Soto Rojas. El objetivo, al parecer, era tratar de reactivar los expedientes que reposan en los tribunales disque para hacer justicia contra los culpables de crímenes, torturas y desapariciones de esa época.
Desde hace algún tiempo eso se viene comentando pero la verdad es que nada se ha hecho al respecto. Se conoce que en países como Argentina y Uruguay casi todos o buena parte de los responsables de crímenes similares están encarcelados pagando sus fechorías. Mientras que en Venezuela muchos de los responsables están vivitos y coleando y gozando de buena salud.
Este tipo de reuniones que convocó el presidente de la Asamblea, no solo deberían hacerse en Caracas, ya que en el interior del país habemos muchas víctimas de estos desmanes y actos represivos y además conocemos de casos de muchos desaparecidos que ni siquiera aparecen en las denuncias y por tanto no figuran en los listados de desaparecidos.
En mi caso, particularmente conozco de la desaparición en Carúpano, Estado Sucre, de Salvador Castelini, César Burguillos, Octavio Romero, del valle de San Bonifacio, todos ellos desaparecidos en el tenebroso Cachipo, además del ahorcamiento del artista plástico José Rojas Mollegas alias chain.
Son casos que hay que investigar para determinar si los responsables viven y puedan ser juzgados, aunque en mi opinión, considero que los responsables directos deben ser los ministros del interior de esa época que eran los que ordenaban aquellas acciones inhumanas.
Otro caso que está en el olvido es el del barcelonazo, en el que un grupo de compatriotas tomó por asalto el cuartel freites y una vez fallido el intento y sometidos los mismos, los arrodillaron y fueron fusilados por ordenes de Canache Mata, quien por cierto todavía vive. ¿Sera posible que pague por esa masacre?
(*) Dirigente del PCV, Sobreviviente de los años sesenta.

rmiranda1818@gmail.com
FERNANDO SOTO ROJAS

Fernando Soto Rojas, hijo de Fernando  Soto  y Rosa Rojas de Soto, nació en Altagracia de Orituco, estado Guárico, en 1933. Tercero de ocho hermanos: Víctor Manuel (quien murió al momento del parto), Ismenia, Víctor Ramón –valiente luchador que fue apresado, torturado y luego lanzado, moribundo, desde un helicóptero en 1964 por los funestos cuerpos de seguridad del estado - Zoila Rosa, Mirna, Pura Rosalba y Víctor Manuel.
Inicia su vida política desde temprana edad y logra constituirse en un aguerrido  dirigente de Acción Democrática. En el año de 1953 preside el Centro de Estudiantes del Liceo Ramón Buenahora de Altagracia de Orituco, de donde es expulsado por dirigir una huelga en demanda de reivindicaciones estudiantiles.
En 1955, la familia Soto Rojas se traslada a Caracas debido a la persecución por sus ideas y prácticas revolucionarias contra el gobierno de Pérez Jiménez, y además por el deseo que sus hijos cursen estudios universitarios.  Fernando ingresa al Liceo “Fermín Toro” en donde se gradúa de bachiller. En el año 1958 ingresa a la UCV en donde cursa estudios de Economía y Derecho.
En el año de 1960 Víctor y Fernando abandonan las filas de AD y junto con destacados dirigentes de este partido fundan el MIR. Desde ese momento los hermanos Soto Rojas se incorporan activamente a la militancia revolucionaria.
En la década del 60 abraza la lucha armada urbana en el destacamento Rudas Mezones en Caracas.
En 1963 Como miembro del Comité Regional de Caracas, del Distrito Político-Militar del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, participa en la formación de la escuela guerrillera en la zona de Barlovento (El Bachiller). Posteriormente, en 1964 participó en la organización del Frente Guerrillero Ezequiel Zamora en la zona de la Serranía del Bachiller, del que fue comandante.


En 1964 viaja a Cuba  donde milita con el Partido Comunista Cubano, incorporándose como soldado y miliciano  en el proceso de defensa y profundización de la revolución
El 24 de julio de 1967 encabeza la brigada internacional cubano-venezolana donde un grupo de combatientes desembarcan en las playas de Machurucuto, en el estado Miranda, con la finalidad de incorporarse al Frente Guerrillero Ezequiel Zamora que opera en las montañas de El Bachiller.
En 1970 junto a otros miembros del ala marxista-leninista funda el grupo Organización de Revolucionarios (OR) y posteriormente a la Liga Socialista.
En el año 1977 viaja hacia el Medio Oriente para sumarse al ejército de la resistencia palestina, ostenta la condición de militante de la Causa Palestina.
Fernando Soto Rojas constituye el ejemplo viviente del prohombre revolucionario que convirtió su vida en un himno de constancia, moral y disciplina revolucionaria. A sus 78 años, con 51 años de militancia constante en la luchas revolucionarias, no sólo dentro de las fronteras patrias, sino también en el campo internacional, Soto Rojas adquiere el compromiso de dirigir el funcionamiento de la Asamblea Nacional y lograr un basamento legal a nuestro país basado en los postulados socialistas y revolucionarios del Libertador y de los muchos luchadores por la paz que han aportado ejemplos, ideas y propuestas para hacer de Venezuela un país soberano.
Hoy día, la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela se siente honrada de ser presidida por este incansable luchador por la paz, quien ha arriesgado su vida, separado de su familia por lograr el sueño libertario de hacer de Venezuela un país en donde reine la justicia, la igualdad, la libertad.
Nuestro compromiso desde esta humilde blog para colaborar y prestar nuestro apoyo solidario a este digno “Luchador por la Paz”
HASTA LA VICTORIA SIEMPRE. VENCEREMOS

martes, 29 de marzo de 2011

ACTO EN HOMENAJE AL "CHEMA SAHER" A 44 AÑOS DE SU FUSILAMIENTO

José Manuel “Chema” Saher El Juri fue fusilado a los 25 años de edad durante el gobierno de Raúl Leoni, el 23 de marzo de 1976, en las montañas de “El Bachiller”, estado Miranda, donde murió junto a otros luchadores revolucionarios y defensores de la democracia y liberación nacional del pueblo venezolano.
El pasado 23 de Marzo se llevó a cabo en la ciudad de Coro la conmemoración del 44 aniversario del fusilamiento de José Manuel Saher El Juri, “Chema Saher”.
El evento, encabezado por la Gobernadora Socialista y Bolivariana, Stella Lugo de Montilla, contó con la asistencia del presidente y la vicepresidenta de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas y Blanca Eckout, respectivamente, mientras que como orador de orden estuvo el contralor general de la República, Clodosbaldo Russián.
La Jefa del Gobierno Revolucionario de Falcón destacó que el mejor homenaje que se le puede rendir al Chema Saher es no bajar la guardia en la defensa de la revolución bolivariana.
En su discurso de orden, Russián resaltó que el estado Falcón siempre se ha caracterizado por ser ejemplo de luchadores y luchadoras que han dejado huellas imborrables en la historia de Venezuela. “Soy testigo de la masiva  incorporación de los falconianos a la  lucha revolucionaria de 1960″.
Recordó cuando conoció a Chema en el Cuartel San Carlos de Caracas, en 1963, a la vez que pidió a los jóvenes que avancen en sus estudios y que se interesen por el marxismo.
Por su parte, Soto Rojas manifestó que cada aniversario de la muerte del Chema Saher es un homenaje de toda la generación de revolucionarios. “Recordar a Chema Saher es un momento de tristeza pero también de alegría porque se recuerda el ejemplo de un joven, de apenas 25 años, que lo dio todo por la causa de la redención de este país”.
Mientras, el diputado Socialista y Bolivariano por Falcón a la AN,  Jesús Montilla Aponte, señalo que hoy se le rinde el mejor homenaje a Chema Saher, ofreciéndole la patria con la cual soñó, afirmando que su causa no se ha perdido, pues los venezolanos y falconianos, a quienes tanto quiso, continúan su ejemplo.
Asimismo, el presidente de la Cámara Municipal de Carirubana,  Kile Baldayo, hizo un llamado a los jóvenes a seguir el ejemplo del Chema y aseguró recibir esta orden con humildad, compromiso y disciplina con el pueblo venezolano y con el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías. “El Chema Saher representa el ejemplo de juventud para construir los sueños de la revolución, los sueños de Chema Saher y los sueños de Bolívar.
Como parte de la programación, se entrego la orden José Manuel El Juri a más de 62  personalidades que han contribuido a la construcción del socialismo, entre ellos la Gobernadora de Falcón, Stella Lugo de Montilla, y la vicepresidenta de la Asamblea Nacional, Blanca Eckout; al presidente de Fundaregión, Néstor Ocando; presidente de Somos Falcón, Miguel Alejandro Ávila; al comandante de Polifalcón, Jesús López Marcano; así como a los diputados a la AN, Henry Ventura y Andrés Eloy Méndez.
Al respecto, Eckout manifestó estar orgullosa de recibir esta condecoración y  resaltó la labor de este luchador que asumió el compromiso de vida de defender la patria socialista.
De igual forma, previo a la sesión solemne, se llevó a cabo la reinaguración de la plaza que lleva el nombre de este ilustre revolucionario y las ofrendas florales por instituciones gubernamentales, además del despeje de los nuevos murales de memoria fotográfica, en honor a este insigne luchador.
Finalmente, el acto cerró con el  bautizo del libro “Chema Vida y testimonios”, el cual refleja la historia  de su niñez, vida estudiantil y muerte resaltando la lucha de este joven revolucionario y los diferentes pensamientos de quienes lo recuerdan como líder político y guerrero de las  montañas falconianas.
FOTOGRAFÍAS CORTESIA DE TATIANA GABALDON







LOS MURALES Y EL BUSTO, ESTAN UBICADOS EN LA PLAZA "CHEMA SAHER" EN CORO, EDO. FALCON

lunes, 28 de marzo de 2011

ENCUENTRO DE LOS COMBATIENTES REVOLUCIONARIOS DE LOS AÑOS 60-70
“HOMENAJE A MARIO PETIT”
Yumare, 26 de marzo de 2011
 En la hermosa mañana del 26 de marzo del 2011, la población de Yumare, se vistió de revolución. Desde muy tempranas horas de la mañana, este tranquilo pueblo de montaña ubicado en el estado Yaracuy fue tomado por colectivos revolucionarios, excombatientes de los años 80, 70 y 80, comunidades vecinas, grupos culturales, estudiantes, campesinos, militantes de los partidos revolucionario, amas de casa, profesores, etc., quienes acudían al acto organizado por  el colectivo “Mario Petit” y en el cual se hacía en Honor al camarada Mario, asesinado en las tétricas instalaciones de lo que fue el comando antiguerrillero (Teatro de Operaciones TO5) situado a la salida del pueblo y que fue testigo de torturas, asesinatos de decenas de campesinos, estudiantes, combatientes revolucionarios de la década del sesenta.
Al llegar al pueblo se escuchan las canciones de Alí Primera, música criolla, corridos revolucionarios mexicanos de la revolución, himnos como la Internacional, el Oh bella ciao, La joven guardia, el himno del movimiento 26 de julio y otras que nos erizaban los pelos al evocarnos gratos y tristes recuerdos. Fuimos recibidos por una joven quien, en una alcabala rojita, entregaba literatura e información sobre el encuentro; todo esto en un clima de alborozo, fervor de camaradería y amor revolucionario. Grupos de estudiantes, campesinos y habitantes de la comunidad saludaban alegremente a todos los que estábamos llegando al lugar. Autobuses, busetas, camiones, camionetas, automóviles estacionados a ambos lados de la calle, mostrando grafitis alusivos al evento nos indicaba el grado de convocatoria que tienen los organizadores. Se contó con la presencia de combatientes de las antiguas FALN, de los distintos frentes guerrilleros como el Frente Ezequiel Zamora, Simón Bolívar, José Antonio Páez, militantes del MRT (Tupamaros), militantes del PCV, de los grupos políticos de la década del 60 y 70 como el PRV, Bandera Roja (cuando era revolucionaria) y otros grupos insurgentes de la época
Se dio inicio al acto dentro de las instalaciones del otrora funesto Teatro de Operaciones (TO5), hoy en estado en ruinas pero con un proyecto a ser desarrollado con el apoyo del gobierno revolucionario, como lo es construir un centro educativo, con preescolar, básica, bachillerato y una universidad popular. Las palabras del quien fuera el segundo comandante del frente Ezequiel Zamora, así como el alcalde del Municipio, fueron acompañadas con el discurso de la Prof. Petit, que estuvo detenida en dicho campamento y quien exhorta a desarrollar un proyecto ambientalista y ecológico que lave la afrenta de quienes convirtieron este pedazo de hermosa tierra en un antro de tortura y crimen.
Seguidamente se inicia una caminata por el pueblo de Yumare, encabezada por excomandantes de los movimientos guerrilleros que operaron por estas tierras.
De ahí marchamos en caravana hasta el poblado Carabobo en donde, en la Plaza Bolívar, se hace una ofrenda floral al padre de la patria y un homenaje a todos los luchadores muertos en combate, torturados, asesinados, desaparecidos por los oprobiosos cuerpos de seguridad de la Cuarta República.
En el gimnasio construido por el Gobierno Local, se hace un reconocimiento a todos aquellos luchadores presentes en el evento y a los colectivos que asistieron y que hicieron posible la vistosidad, solemnidad y trascendencia de tan significativo acto.
Nos despedimos con el dulce sabor de haber podido reencontrarnos y ratificar nuestro compromiso de construcción de una patria libre, soberana, justa y progresista; y lo más importante, de constatar que nuestro esfuerzo no se perdió sino que, por el contrario, constituye la semilla del proceso revolucionario bolivariano que hoy nos conduce al socialismo.
Con la seguridad de reencontrarnos el año próximo en un nuevo homenaje a Pettit exhortamos a los camaradas, amigos y revolucionarios del mundo a centrar esfuerzos por lograr los sueños de Mario Petit: “Hacer la patria libre o morir por Venezuela”

domingo, 27 de marzo de 2011

MAS FOTOS DE ACTO POR LOS SOBREVIVIENTES DE YUMARE








SOBREVIVIENTES DE LA MASACRE DE YUMARE RINDIERON HOMENAJE A LOS CAIDOS...

BANDERA DE LAS GLORIOSAS
FUERZAS ARMADAS DE LIBERACION NACIONAL "FALN"


TANIA MENDOZA, HIJA DEL CAPITAN (FALN) CARMELO MENDOZA
Y DE TANIA, LA GUERRILLERA DE DUACA, Y LA TAMBIEN EXCOMBATIENTE
"MARIA"


GENARO GRATHERO, COMANDANTE DE LAS FELN 

EL NEGRO MIGUEL, EXCOMBATIENTE DE LAS FALN


EL DIPUTADO BRAULIO ALVAREZ TAMBIEN RINDE HOMENAJE A LOS CAIDOS
LOS AGUILUCHOS” Y LA OPERACIÓN “LIVIA GOUVERNEUR” A 47 AÑOS DEL SECUESTRO DEL AVIÓN DE AVENSA
Por Andrés Eloy Milano



Un grupo de jóvenes de la Juventud Comunista, denominado “Los Aguiluchos”, como así fueron conocidos: José R. Bosque Figueroa, Antonio Paiva Reinoso, Rubén B. Palma Delgado, Efraín E. León Marcano y Girman Bracamonte, secuestran, el 27 de noviembre de 1961, un avión de la Compañía “AVENSA” y lanzan desde el aire propaganda denunciando la represión. “El secuestro del avión fue un éxito, no hubo sangre, eso fue limpio, perfecto. Se logró el objetivo que era tirar propaganda sobre Caracas y hacer una acción espectacular, que era lo que quería la dirección.
La muerte de Livia Gouverneur desató la más grande repulsa que se conozca en la historia del movimiento estudiantil en Venezuela. El 28 de noviembre de 1961, cinco jóvenes militantes de la Juventud Comunista del PCV secuestran el avión DC-6B (YV-C-EUG de Avensa), con 43 personas a bordo, en una operación que llevó el nombre de la heroína y que denunciaba al mundo también la suspensión indefinida de los derechos constitucionales.

La Operación “Livia Gouverneur”

En un día lluvioso de noviembre, a una semana de la muerte de la estudiante universitaria y combatiente revolucionaria Livia Gouverneur, el diputado comunista Teodoro Petkoff convoca a  una reunión clandestina a una célula de la Juventud Comunista del PCV.
-¿Qué carajo tendrá entre manos el diputado?-, comenta Grimán en voz baja.
-Con ese papelero que carga en encima nos va a meter en una vaina seria-, comenta uno de los muchachos bajando la cabeza como para nadie lo escuche.
-Muchachos, la muerte de Livia debe ser el acicate que necesitamos para denunciar este gobiernito asesino. He estado pensando –continúa Teodoro- que podemos hacer como hicieron los portugueses el año pasado cuando se llevaron un avión y lo pasearon por Lisboa.
Se dirige Teodoro a una de las paredes de la casa y pega un plano de un avión DC-3 de esos que adornan las oficinas de las agencias de viaje. Se quita el paltó y con un bolígrafo señala. Vean esta vaina. Esto es papita. De lo que se trata es apoderarse del avión sin hacerle daño a nadie y soltar panfletos en Caracas. Simplemente deben manejarse en esta zona –señala el diputado la zona delantera, “de primera” con dos aquí -ustedes se ponen de acuerdo, y Rubén con la ametralladora y Girman toman la cabina.
-Verga Teodoro, tú y tus vainas-, dice Rafael. ¿No has pensado que un avión de esa naturaleza a tan baja altura –porque tenemos que volar bajo- se pueda escoñetar y matar a los que vamos en el avión y los que están abajo como unos pendejos?..
-Les voy a decir una vaina-, dice Teodoro, “el que se mete a comunista tiene que ser arrecho y no pensar que siempre las vainas van a salir mal. Esto nunca se ha hecho en Venezuela y debemos confiar en el elemento sorpresa”. Coño, ¿No te parece?..
-OK, salgamos de esto… sabrás lo que haces. Confío en la Dirección del partido-, contesta Rafael más calmado. -Teodoro y después que volemos esa vaina, ¿para dónde nos vamos?-, dice Antonio Paiva. -Les sugiero Curazao- contesta Petkoff rascándose la cabeza. “Esa isla está bajo leyes holandesas y esos carajos no se meten en vainas… no creo que le hagan presos. A Castro León, Moncada Vidal y los otros presos que tomaron el avión cuando iban presos aterrizaron allá y no les pasó un coño. Así que tranquilos.” -Coño, se me olvidaba lo más importante…-se devuelve Teodoro súbitamente, girando sobre sus talones- la propaganda que van a lanzar.


Antes de irse yo les mando una maleta llena de los planfetos. El texto lo redacto ahora. Esta operación la vamos a llamar Livia Gouverneur a sugerencia de Pancho Toro. Así que a moverse…Llegado el día, los cinco jóvenes hacen su cola para montarse en el avión y embarcan sin problemas. El avión de Avensa despega a las 10 am llevando una carga de coraje dentro de su vientre. El avión de Avensa estaba programado para cubrir la ruta matinal Caracas-Maracaibo. Vuelo No 519. A las 9,30 am los cuarenta y tres pasajeros chequean sus boletos en el terminal aéreo de Maiquetía. Las tramitaciones son de rutina Ya en la pista, rumbo al avión, Girman y Rafael se dan cuenta que n es un DC-3 sino un DC-6. -Coño vale, las vainas del diputado-, comentan entre sí. -Bueno, camaradas, a improvisar se ha dicho. Debemos hacer todo rápido. Apenas termine la aeromoza (Flor Suarez) de hablar y se estabilice el avión actuamos-dice Girman-. Por supuesto que cuando se montan en el DC-6 la diferencia con el DC-3 es abismal. El primero es más largo, el segundo es inclinado. Montan una maleta llena de planfetos y cada uno lleva su arma. Rubén lleva una Sub-ametralladora Madsen.

Los panfletos dicen:

“¡La suspensión indefinida de las garantías constitucionales es la dictadura personalista de Rómulo Betancourt! ¡Un año de violación de los derechos humanos y de las libertades públicas, abolida la constitución y asesinando a los estudiantes es el balance de la nueva dictadura! ¡Todos los venezolanos en la protesta del 28 de noviembre! ¡Honor a los caídos en la lucha por la libertad!
Operación Livia Gouverneur”

Bueno, qué coño. Actuemos rápido. Cuando han transcurrido apenas siete minutos de vuelo, Antonio Paiva, uno de los pasajeros más jóvenes, se levanta de su asiento. Al mismo tiempo lo hace otro, casi tan joven como él, Wilmer Bracamonte. Paiva se dirige hacia la cabina. A corta distancia lo sigue Bracamonte. Mientras tanto un tercero, José Borges, se ha colocado al final del pasillo. Cuando Paiva entra en la cabina, ni el piloto ni el copiloto se mueven. Tiene que alzar la voz. No puede ocultar la emoción. -Por favor, ¡quietos en su sitio! Todavía pasan unos segundos para que la tripulación reaccione.-¿Quién es usted?, pregunta el capitán Juan Nolck. Paiva tiene una pistola en la mano. -Somos revolucionarios. ¡Obedezcan y no pasará nada! -A sus espaldas se encuentra Bracamonte. Está pálido lo que le hace aparecer mucho más joven. No llega a los 18 años. Un leve vello comienza a despuntar encima de los labios y en la barbilla. Está armado con un revólver 38, cañón corto. -Eso no se puede hacer, muchachos, dice el capitán Nolck; si se abren las ventanillas, el avión puede hasta estallar. Paiva está prevenido. -Vuele a baja altura. Despresurice el avión para abrir las ventanillas. Sabe que el avión debe ser despresurizado para poder arrojar las hojas volantes. En la cabina la tensión baja. El capitán Nolck entiende que los muchachos “saben lo que hacen”. Que no puede engañarlos. -Bueno, Uds., son los que mandan. El avión comienza a cambiar de rumbo. Inclina un ala. Vira a la izquierda. Se empina de proa. -Señores, pasajeros –dice en voz alta Rafael a los pasajeros- estamos en estos momentos llevándonos este avión para sobrevolar Caracas. Bajo el nombre de Operación “Livia Gouverneur” queremos denunciar el régimen adeco represivo del señor Betancourt. En estos tres últimos años, la matanza de estudiantes ha sido intolerable. Desde hace un año Venezuela vive bajo un régimen de excepción. Las libertades democráticas, ganadas por el pueblo con la insurrección de enero de 1958, han sido liquidadas. Las agresiones contra la izquierda están a la orden del día. Persiguen y encarcelan, allanan los locales de los partidos de oposición. Se aplica una política de rabioso anticomunismo. "Aislar y segregar" es la consigna oficial. Las calles para la policía, disparar primero y averiguar después: son los lemas que se difunden desde Miraflores. Les aconsejo que se queden quietos en sus puestos, no se desabrochen los cinturones-.
Luego del discurso, todos deciden entrar en la cabina del piloto que después de encañonado y alertado resuelve no oponer resistencia junto a la demás tripulación.
Un vuelo no previsto surca el cielo de Caracas. El poderoso zumbido de un cuatrimotor Douglas de la línea aérea Avensa resuena por encima de las torres del Centro Simón Bolívar. A muy baja altura. Los caraqueños están acostumbrados a las pequeñas avionetas que se desplazan hacia La Carlota. Pero, éste es un gigantesco avión comercial que aturde con sus motores. Cuando el avión de Avensa está casi rozando los edificios del centro de Caracas una nube de pequeñas hojas se esparce por su alrededor. Los papeles levantan vuelo. Se dejan mecer por la brisa. Luego descienden suavemente por los edificios y las calles. Pasado la hora de vuelo, entran a Caracas por el corredor del oeste. Tres veces dan la vuelta a la ciudad capital a unos 500 metros de altura. No se cansan de lanzare panfletos. El piloto el copiloto y pasajeros ayudan divertidos en la tarea. Los pasajeros disfrutan del “Tour” a baja altura sobre la capital.
-Coño, pasemos por Miraflores y lancemos que jode-, dice uno de los muchachos en la febril jornada de manos que se entrecruzan sacando papeles de la maleta y metiéndolas en las ventanillas.
Ya sobre Miraflores, luego de lanzar una tanda de papeles se dan cuenta que desde abajo hay movimientos de tropas que preparan fuego antiaéreo.
-Ni de vaina paso sobre Miraflores otra vez –dice el piloto- son capaces esos coños de madre de tumbarnos
-Si tienes razón, vámonos pa’l coño. Señor piloto ponga rumbo a Curazao que si llega, ordena Rafael.
Una vez llegado a Curazao y ya alertadas las autorida la isla, los cinco jóvenes deciden entregarse según lo acordado

Lo que no sabía era que el gobierno venezolano ya acordado con el curazoleño que si se repetía lo de Castro León serían devueltos al país, como así aconteció.
Una comisión de la Digepol comandada por Atahualpa Montes se dirigió a la isla a arrestar a los jóvenes que después de esta acción fueron a parar a prisión por cuatro largos años, durante su prisión en el año 1965 el Aguilucho Antonio Paiva contrajo matrimonio con la militante combatiente Sol Aranda.


La tarjeta de felicitación (en dos partes) y firmas originales de los camaradas Luis Emiro Arrieta, Héctor Rodríguez Bauza y Antonio Garcìa Ponce.

Una operación que con nombre de mujer dignificaba la resistencia de un pueblo que aún combate.  
A 47 años de esos hechos la juventud venezolana es y será siempre el protagonista.

Publicado por el Cïrculo Bolivariano “Fabricio Ojeda” el 27 de noviembre de 2008

La pintura de la tarjeta fue realizada por Gil Bustillos
SECUESTRO DEL BUQUE CARGUERO DE LA MARINA MERCANTE “ANZOÀTEGUI”


Corría el año 1.963. El país se desangraba en plena guerra revolucionaria. Después de las derrotas de las asonadas cívico-militares de Pto. Cabello y Carúpano,  ocurridos en 1.962, el Gobierno de Rómulo Betancourt acentúa la repreción brutal a la que ha sometido al pueblo y a los movimientos revolucionarios. Ya se han organizado los Luchadores por la Paz y han conformados comandos de resistencia y frentes de combate para enfrentarse al imperialismo yanqui y al gobierno lacayo de Acción Democrática y colaboradores. Han nacido las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional y se ha conformado los Frentes Guerrilleros y las Unidades Tácticas de Combate. El ejército popular cobra fuerza y se planifican acciones de combate y de propaganda.

El 12 de febrero de 1.963, un comando de Los Luchadores por la Paz, perteneciente a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (F.A.L.N.), secuestra al buque carguero de la marina mercante “ANZOÁTEGUI”, gracias a la complicidad del segundo oficial del puente, el suboficial Wismar Medina Rojas de 28 años de edad. El comando está integrado por 8 comandos entre los cuales destacan Rómulo Niño, quien lo comanda, Paul del Rio (Máximo Canales), Wismar Medina Rojas, Federico Fernández Ackermann, El Tte. Héctor Fleming Mendoza y otros.

El lucro no era meta principal del secuestro. El secuestro era la herramienta de denuncia o propaganda política, que utilizaban los Luchadores por la Paz como acciones de denuncia al sistema de gobierno imperante. En la cronología del secuestro en Venezuela, los primeros casos que se registran lo constituyen las acciones de plagio realizadas sobre naves aéreas y barcos. Dado que el secuestro era mostrado como la caja de resonancia de una lucha por la búsqueda de una igualdad social, resultaban ilógicas y contraproducentes las acciones de plagio que involucrasen a simples civiles. El objetivo era político o militar y la meta, el alcanzar presencia y un alto nivel de recordación en la opinión pública.

-En este caso, el secuestro del Buque Anzoátegui se buscaba emular el secuestro del Buque “Santa María”, realizado en 1.961por el grupo Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL) para llamar la atención y protestar contra las dictaduras de Francisco Franco en España y Oliveira Salazar en Portugal. Estel secuestro duró 13 días, hasta que el presidente del Brasil, Janio Cuadros, les concedió asilo político, llegando la nave al puerto de Recife. La acción tuvo un buen impacto mediático, pues hasta la revista TIME lo reseñó. En Venezuela, el grupo contó con el apoyo periodístico de José Sesto, padre del actual ministro del estado para la cultura. Entre los secuestradores estaba el joven Federico Fernández Ackermann, hoy en día dedicado a la fotografía-

En el caso del secuertro del cargero “ANZOATEGUI”, El comando de las FALN permanece escondido durante 9 horas en un pequeño camarote con la incertidumbre que la cooperación interna no fuera una trampa tendida por la Guardia Nacional.
Llegado el momento los integrantes del grupo revolucionario irrumpieron al cuarto de máquinas Wismar y Federico y el resto al puesto de mando y los camarotes de la oficialidad. No hubo resistencia por parte de la tripulación. Tomado el mando, dirigen rumbo a Brasil.
El gobierno de Rómulo Betancourt moviliza a la marina. Siete días dura el secuestro. Tres días estuvieron navegando en silencio. Al cuarto día aparece el destructor USS WILLIAM M. WOOD DD-715 de la marina de guerra norteamericana quien, a través de señales de Morse, y después por radio, exige detener la nave  en señal de rendición. Como se niegan comienzan a disparar torpedos. Desde El Anzoátegui disparan, en respuesta, ráfagas de metralletas.  Se une a la persecución el portaviones USS INTREPID CV-11 también de la marina de guerra yanky.
Empezaron a acercarse a costas brasileñas y a cierta distancia del Amazonas penetraron un ramal del Rio Padre,  entrando al puerto de Belem do Pará. Allí fueron detenidos por las autoridades brasileñas, quienes los trasladaron hasta el hospital militar de Nova Friburgo.

El presidente Joao Goulart decidió concederles asilo político, dando así al traste con el reclamo venezolano de una acción de piratería.

Esta acción revolucionaria tuvo el éxito político deseado ya que la cobertura de los medios de comunicación  internacionales difundieron dicho acontecimiento como un acto de lucha del pueblo venezolano que permitió enviar un mensaje revolucionario a los pueblos del mundo