martes, 19 de junio de 2012

El camarada  Fabricio Ojeda, periodista de profesión, encabeza la lista de los asesinados durante el régimen de Raúl Leoni (1964-1969).

COMANDANTE ROBERTO DE LAS FALN
 Las autoridades de la época argumentaron que el dirigente revolucionario “se había suicidado con el cordón de una persiana” en los calabozos del temible SIFA.
El 21 de junio de 1966, la familia y sus compatriotas de lucha insistían en que a Ojeda lo asesinaron agentes civiles del Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (SIFA), en su sitio de reclusión.
El SIFA funcionaba en el Palacio Blanco frente al Palacio de Miraflores, lugar donde trasladaban a todo ciudadano sospechoso de atentar contra el régimen puntofijista de la época. Allí se realizaba la degradación de la persona y la tortura como práctica para la delación y posterior persecución de los revolucionarios en lucha, mediante la actuación de grupos de civiles esbirros encargados de realizar esas tareas despreciables.
Las actuaciones de espionaje político del SIFA eran muy amplias y definidas, de acuerdo con las denuncias de la época, las torturas y demás aberraciones y violaciones de los derechos humanos estaban solapadas como control social por parte de la justicia penal ordinaria, pero protegidas por el fuero castrense.
Ese escuadrón de la muerte llamado SIFA, lamentablemente, detuvo a Fabricio Ojeda; periodista y dirigente revolucionario nacido en Boconó estado Trujillo, en 1929. Fue un valiente camarada que asumió la presidencia de la Junta Patriótica que derrocó a Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958.
Ojeda fue electo diputado al Congreso de la República por su partido, Unión Republicana Democrática (URD) pero, harto de las injusticias contra el pueblo que lo eligió como su representante, decidió renunciar a la curul para tomar el fusil y acompañar a las guerrillas que se alzaron contra el régimen de Rómulo Betancourt.
La carta de renuncia que leyó ante la Plenaria de diputados, se convirtió en icono para demostrar su valentía, para denunciar y enfrentar las tropelías y desmanes de quienes traicionaron el ideal de 1958, la dirigencia puntofijista.

miércoles, 6 de junio de 2012

Chino Daza
 

 
40 años del asesinato de José Bottini Marín, la impunidad continúa
José Antonio Bottini Marín - www.aporrea.org
01/06/12 - www.aporrea.org/ddhh/n144398.html
En la tarde del 02 de junio de 1972, todos los medios de comunicación se encontraban en el callejón Monteverde de la Urbanización El Paraiso, en Caracas, frente a la casa del industrial Carlos Domínguez, conocido como “El Rey de la Hojalata”, quien había sido secuestrado el día anterior por un grupo guerrillero. Por esa razón las televisoras y emisoras de radio de la capital, transmitieron en vivo la muerte, a manos de agentes de la DISIP, comandados por Luis Posada Carriles, de dos guerrilleros que, de acuerdo a lo que dijo la policía en el momento, iban a cobrar el rescate de Domínguez, historia que luego, por inverosímil, fue cambiada por la de que intentaban atracar un Banco comercial situado frente a la casa de este industrial, lo cual también resulta insólito por que nadie con un poco de inteligencia atraca un banco rodeado de policias.

Los muertos resultaron ser José Rafael Bottini Marín, y Ramón Antonio Älvarez, comandantes del grupo guerrillero PUNTO CERO. El crimen se ejecutó frente a todos los medios que cubrían el recién efectuado secuestro del empresario por miembros del grupo guerrillero denominado Bandera Roja. El mismo fue presentado por la policía como un enfrentamiento armado, cuando en realidad fueron acribillados, con fuego cruzado, por los miembros de la DISIP que hacían guardia frente a la casa de Domínguez, lo cual quedó evidenciado en los videos transmitidos inmediatamente por Venevisión y que sospechosamente fueron borrados por dicha emisora, porque y que necesitaban la película para grabar de nuevo. Igualmente, la experticia realizada recientemente por expertos a las fotos del suceso que reposan en el expediente, se nota claramente que todos los impactos presentes en el carro fueron realizados desde afuera, no hay ninguna foto donde se muestren tiros realizados desde adentro. A esto se suma el testimonio dado por Freddy Balzán , reportero periodístico presente en el hecho, hoy en día lamentablemente fallecido , quién le hizo saber a nuestra familia que la policía sabía que Rafael Bottini y Ramón Alvarez venían en camino pues así lo habían comentado entre ellos ( los policías) y que apenas el carro se estacionó empezaron a disparar desde todos los flancos.

Ese mismo día en la mañana Posada Carriles, Jefe de Operaciones de la DISIP, y conocido como el Comisario Basilio, se valió de la delación de un miembro de Punto Cero, que había sido detenido y torturado, para detener a Bottini y a Álvarez, le aplican narcóticos y lo trasladan hasta el sitio donde se encontraban todos los medios, ávidos de noticias, para ejecutar dos jefes guerrilleros y a la vez apuntarse un triunfo bien publicitado. El día siguiente corona su azaña, ejecutando la llamada MASACRE DE LA VICTORIA, donde mueren 7 integrantes de la dirección de Punto Cero y un ciudadano español que les acompañaba y había solicitado que le dejaran salir junto con los niños que se encontraban dentro de la vivienda . Este ciudadano fue ejecutado enfrente de los niños, apenas se entregó. Luego las mujeres esposas de los guerrilleros muertos fueron detenidas junto con sus niños para ser sometidos a torturas y encarcelados en condiciones infrahumanas.

Recordemos que en los años 60 la CIA desarrolla, desde Venezuela, una red de inteligencia que se extendía a todo el continente y que estaba dirigida por cubanos salidos de su país al triunfar la Revolución. La Agencia estadounidense se valió de personas de la calaña de Luis Posada Carriles; Orlando Bosh; Orlando García; Rafael Rivas; y el Mono Navarrete, para dirigir la red terrorista más tenebrosa que haya conocido Sudamérica, la cual se conectaba con la OPERACIÓN CÓNDOR, para sostener las dictaduras del Cono Sur. Rafael Caldera, hereda de los adecos el aparato terrorista que había conformado Betancourt, fruto de su acuerdo con el Presidente Kennedy, quien a través de la operación YUNQUE Y MARTILLO, asignó a Venezuela la mayor misión militar yanqui del continente. Caldera, nombra a Posada Carriles jefe de Operaciones de la DISIP (le cambia el nombre a la DIGEPOL adeca), quien recibe instrucciones de la CIA, avaladas por el Presidente Social Cristiano, de exterminar la disidencia “comunista”. Posada, como fiel esbirro, trató de hacer su trabajo lo mejor posible, asesinando, torturando, y desapareciendo más mas de 3.000 patriotas que se oponían al Terrorismo de Estado impuesto por los gobiernos del Pacto de Punto Fijo; además, desde su cuartel general de Los Chaguaramos, acentuar el terrorismo contra Cuba haciendo estallar en pleno vuelo un avión de Cubana de Aviación con 73 personas inocentes a bordo.

Mi hermano Rafael tenía 23 años cuando fue asesinado, era graduado de la Escuela Técnica Industrial /ETI), con mención “cum laude”, como Técnico Superior en Electrónica, donde fue presidente del Centro de estudiantes y para el momento de su muerte ejercía la docencia el Liceo Caracas, en la capital de la República. Como presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela Técnica Industrial del Oeste organizó las luchas estudiantiles contra el gobierno represor de Raúl Leoni, quien estableció en el país la modalidad de los desaparecidos . Dirigió la primera marcha estudiantil de protesta que llega a Miraflores y que fue dispersada a sangre y fuego por los cuerpos represivos del Estado Burgués, dejando numerosos estudiantes muertos, desaparecidos y encarcelados.

Desde muy joven combinó las luchas estudiantiles con el trabajo social en los barrios de La Silsa, La Charneca, Hornos de Cal, Marín, ubicados en Caracas, donde asistía regularmente a organizar a la gente, dar clases a los jóvenes y realizar discusiones políticas, tenía clara la necesidad de la lectura y la discusión de las mismas crear, conciencia en el pueblo, no bastaba la lucha armada, era muy importante la claridad política. Estas actividades las combina con su participación en las guerrillas urbanas dentro de las filas del FALN, dirigidas por Douglas Bravo, de las cuales se separa por creer que la lucha debía profundizarse en las áreas urbanas y no en las rurales, constituye el grupo de combate urbano PUNTO CERO con el cual iban a iniciar ese trabajo de concientización de las masas .

A los 40 años de su vil asesinato, su crimen sigue impune, no fue posible conseguir que los organismos de la IV República encargados de investigar y castigar estos crímenes atendieran nuestras peticiones, el expediente de los asesinatos de Rafael y Ramón estaban y están en los tribunales militares. Con el advenimiento de la Revolución Bolivariana hemos intentado que se nos entregue el expediente, para emprender las acciones legales del caso, también hemos fracasado, esto lo sabe José Vicente Rangel, quien ha intentado ayudarnos; también acudí al para entonces Fiscal General de la República, Isaías Rodríguez, quien prometió hacer las averiguaciones, pero nunca obtuvimos respuesta. Con la reciente aprobación de la LEY CONTRA EL OLVIDO, esperamos lograr que se esclarezcan los hechos, se determinen los responsables y se reivindique la memoria de José Rafael Bottini Marín. Mientras tanto, Posada Carriles sigue disfrutando de la buena vida en Miami, protegido por los agentes del Gobierno Yanqui, especialista en proteger terroristas y encarcelar inocente

jabarim@cantv.net

lunes, 4 de junio de 2012


Movimiento de Izquierda Revolucionaria 



Partido revolucionario de izquierda que surge de la división de Acción Democrática, fundamentalmente de su juventud. El 9 de mayo de 1962 son inhabilitados el Partido Comunista de Venezuela PCV y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR por parte del gobierno de Rómulo Betancourt y estos asumen la lucha armada que duró hasta el primer gobierno de Rafael Caldera. Entre sus dirigentes se encuentra Domingo Alberto Rangel, José Manuel Saer y Américo Silva. En el oriente del país el Movimiento Izquierda Revolucionaria gano la mayoría de los diputados a la Asamblea Legislativa del Estado Monagas, convirtiéndose esta en un bastión del MIR, su Presidente fue el Fausto Hernández y su Contralor Francisco Luis Tenorio, fundadores del MIR y destacados dirigentes revolucionarios, además fue notoria y destacada la actuación de Carmelo Laborit, uno de los dirigentes fundamentales del Movimiento Revolucionario en la Venezuela de los años sesenta. Durante estos años de lucha se perdieron vidas de valientes hombres, quienes se entregaron anonimamente en el fragor del combate contra el imperialismo, entre ellos recordamos a Jesús Alberto Marquez Finol, quien usaba el seudonimo de Motilón. Además recordamos a los jóvenes de la Juventud del MIR, como Ramón Amundaray "el gato" y "el pirata" Sánchez, quienes fueron sorprendidos volando un oleoducto al norte de Anzoategui, y se inmolaron para cumplir el objetivo. Otros quienes participaron en la lucha revolucionaria durante los años sesenta fueron Simón Saez Merida, Etanislao González, José Manuel Gilli Trejo, Rubén Jaramillo, Gabriel Puerta, Víctor y Fernando Soto Rojas, Julio Escalona, Marcos Gómez, Pedro Véliz, Carlos José Ugueto Mariño y por supuesto no podemos dejar de mencionar a Carlos Betancourt, quien comandó con el seudonimo de "Jerónimo" las escuadras guerrilleras que en los años 60 se crearon desde el Movimiento de Izquierda Revolucionaria en el oriente del país. Posteriormente en 1970, el MIR se dividió, Betancourt formó un frente subersivo y un nuevo partido al que llamó Bandera Roja y que dirigió durante 10 años. Un denso gupo de miristas se organizó en lo que se llamó Juventud del MIR, que luego derivo en la Organización de Revolucionarios OR, y posteriormente en un nuevo partido La Liga Socialista, Dirigido por Carmelo Laborit, Jorge Rodríguez, Orlando Yajure, Oscar Bataglinni, Norelkis Meza y David Nieves.