viernes, 26 de agosto de 2011

MEMORIAS DESDE LA INSURGENCIA / Pedro  Reyes Millán el eterno guerrillero

LA VIDA EN UNA FUGA LIBERTARIA

Pedro  Reyes Millán (Premio Nacional de Cultura Popular 2007- 2010) sigue siendo el mismo combatiente  que le tocó resistir las torturas de decenas de esbirros de la “democracia puntofijista” para guardar el secreto que le confiaba la guerrilla urbana y la rural a su militantes  en post de la liberación nacional y el socialismo, hoyél es un tesoro de las memorias de un período histórico que muchos intentaron e intentan callar.
Es margariteño, vivió muchos años en Caracas y el destino librepensador lo llevó a radicarse en Barinas donde  es militante del Movimiento Argimiro Gabaldón, miembro del Instituto de Investigaciones para la Agricultura Tropical  y maestro escultor de taparos que con la paciencia de un preso realiza ingeniosas creaciones que sólo la imperturbabilidad humana puede construir.
“A mi me gusta que se diga la verdad sobre  lo ocurrido en la lucha armada, porque solo con ella salvaremos la justicia, queda mucha memoria por rescatar para las nuevas generaciones”, así se expresa cuando  se reconoce todavía como combatiente guerrillero dispuesto a defender la Revolución Bolivariana hasta con su propia vida como lo hizo en distintos episodios de la lucha armada de los años 60, 70, 80 y 90.
Su biografía subversiva comienza con el sacrificio de integrarse como cadete de la Fuerzas Armadas a finales de la década del 50 cuando se acercaba la derrota de Pérez Jiménez para desde adentro provocar la insurgencia  de otros compañeros de armas y cumplir con un compromiso que fue asumido por muchos jóvenes militantes del Partido Comunista y una Acción Democrática originariamente popular.
Poco faltó  para que la Jefatura Militar dictatorial detectará sus intenciones y sale de baja pero no faltó tiempo para que, después de la traición de Betancourt al pueblo venezolano, se integrara  al movimiento insurreccional militando en el MIR en el 60, ya formando las conocidas Unidades Tácticas de Combate o llevando armas y pertrechos para los primeros frentes guerrilleros del Centro y Oriente de Venezuela, donde la temeridad, la astucia y la responsabilidad política lo destinaba.
El cadete Reyes Millán en la Escuela Militar de Caracas. 1958. / Pedro Reyes Millàn
El rostro épico de Pedro Reyes Millán describe las fracturas inferidas por los golpes que recibió al ser capturado durante la presidencia de Raúl Leoni junto a su novia luego de liberarse del cerco policial y militar cuando era correaje del Frente Guerrillero Ezequiel Zamora en El Bachiller, pero la delación de  Julio Romero alias Cibira, lo persiguió y la Digepol lo capturó para enviarlo una vez  más a la cárcel donde se hizo un especialista en fugas libertarias, muchas organizadas por su equipo aunque él mismo no  pudo salir para continuar  la porfía de su credo político ideológico.
 El Nacional lo reseña un 29 de marzo de 1967 cuando el siniestro jefe policial Luís Vera Gómez anuncia la captura de 26 combatientes del PCV y el MIR por rebelión militar entre ellos a Pedro Ramón Reyes Millán alias Natalio, Dr. Natale o simplemente Julio, fotografiado junto a Larry Espinoza Rojas, entonces limpio de delaciones; allá iba de nuevo a las mazmorras donde el gobierno de Leoni le ofertaría una salida del país para exiliar al valiente guerrillero, ofrecimiento que rechazó para permanecer luchando junto a sus camaradas dentro del país aunque por ello tuviera que pagar largos años de encarcelamiento hasta que fue rescatado por una campaña del movimiento revolucionario internacional a través de la Cruz Roja a pesar de la oposición del Gobierno de Caldera.
Hoy de nuevo Pedro Reyes Millán el guerrillero heroico, liberador de sus compañeros en fugas espectaculares y eterno combatiente se erige como un gladiador de figura ecuánimemente sencilla y firme como el roble margariteño o el acapro llanero para llamar a sus compañeros y camaradas a una nueva marcha libertaria y darle forma a una ley que haga de la verdad, la justicia, la memoria y reparación a la victimas de torturas asesinatos y desapariciones una bandera de lucha en tiempos de una Asamblea Nacional que cada día se convierte en el gran foro popular revolucionario.


Aldemaro Barrios R.

sábado, 6 de agosto de 2011


A 38 años de su desaparición
La impunidad continua … ¿Donde esta Noel Rodriguez?
Por: Judith Hernández Buitrago (*)

Eran años de dura confrontación, de lucha inspirada en conquistar un mundo mejor para Venezuela, la energía juvenil plenamente volcada a exigir “lo imposible” en medio de la ignominia, la sobreexplotación y la economía capitalista salvaje que exprimía la médula y los huesos de nuestra gente, concatenada con la incomprensión hacia las formas de lucha clandestina, la lucha armada…quizás éramos nosotros los que no comprendimos el momento histórico…en fin, en estos tiempos cuando en nuestro país estamos sentando las bases para la construcción del Socialismo por una vía que se denomina “pacífica” pero que si a ver vamos, no lo es tanto… reivindico todas las formas de lucha que emanen de la creatividad de un pueblo para lograr su independencia y su felicidad, por la defensa de su soberanía y autodeterminación. 

     
 Esto lo afirmo porque hay algunos compatriotas que desconociendo el devenir histórico se atreven a emitir opiniones fuera de contexto acerca de las luchas que se libraron en las décadas 1960-1980, calificando a nuestros camaradas con epítetos no cónsonos con la verdad de esos tiempos.  En ese recuadro de tiempos difíciles enmarco la figura sencilla, humilde y disciplinada de NOEL RODRIGUEZ,  el compañero universitario “contacto” que orientaba a los amigos y militantes de educación media en las actividades organizativas del Movimiento y posterior partido Bandera Roja, adolescentes soñadores por un mundo mejor.  El COMPAÑERO “LUIS” como le conocíamos los estudiantes del LICEO FERMÍN TOROen esos años 1970-1973,  recibimos de su parte una excelente formación política que hoy agradezco y constituye para mí un tesoro que nadie me podrá quitar; programábamos las actividades y protestas de acuerdo a la situación presentada para el  momento, consultado y discutiendo en los salones de clase. Ante la fuerza surgida, conformamos el Comité de Educación Media de Caracas que agrupaba a todos los liceos, fortaleciéndose la organización. 
      En el año 1973 año de su secuestro y desaparición por parte de las bandas asesinas del gobierno copeyano, lo “contacté” por última vez a mediados del mes de julio cerca del liceo Andrés Bello de Caracas, estaba siendo perseguido abiertamente, bromeamos porque había cambiado el color del cabello, pero sus bigotes resaltaban en otro color, por lo cual le sugerimos entre risas que eliminara el bigote. Nos despedimos... comprendimos luego que fue para siempre, y por siempre perdurará en la memoria histórica de nuestro pueblo. Ante su detención que intuimos fue el 29 de julio de 1973 y conociendo que estaba en manos enemigas, que había sido detenido, iniciamos una campaña en todo el país, haciendo “pintas” en las paredes, en comunicados, volantes, afiches, declaraciones de radio y prensa con una sola pregunta: ¿DÓNDE ESTÁ NOEL RODRIGUEZ? Hace justamente 8 años publiqué un artículo  en APORREA, con motivo de los 30 años de la desaparición física de este aguerrido revolucionario, hoy la pregunta es la misma y no nos cansamos de preguntar: ¿DÓNDE ESTÁ NOEL RODRIGUEZ? 
      Esta interrogante retumbó en nuestros corazones y en los de su familia; nos unimos por siempre al grito angustioso de su madre y su padre buscándolo hasta bajo las piedras, pero no, el enemigo es implacable cuando se trata de revolucionarios irreductibles como había demostrado ser a pesar de su juventud, NOEL RODRIGUEZ.  Sus padres iniciaron una huelga de hambre, agotaron todos los esfuerzos pero no hubo respuesta del gobierno copeyano: su suerte ya estaba echada, fue enviado al campamento antiguerrillero de COCOLLAR, torturado hasta lo indecible, arrancada una a una sus uñas, sus ojos y la dentadura, golpes y electricidad aplicados a sus partes mas sensibles… y un día….el 6 de agosto de 1973, una llamada de alguna persona sensible que estaba dentro del campamento de Cocollar, anunció a la familia que ese día había muerto NOEL RODRIGUEZ en las condiciones ya narradas; su cuerpo no fue entregado quizás por temor al dolor que se desbordaría en sus compañeros de lucha estremeciendo al país…sería para ellos UN DESAPARECIDO MÁS del desgobierno de Rafael Caldera. 
      Sus huesos reposan en algún lugar del sagrado suelo patrio, esperando por la sepultura con merecidos honores, con el amor de su familia, su padre partió a acompañarlo, pero su madre aún tiene esperanza de hallar sus huesos al igual que sus compañeros de lucha quienes permanentemente reclamamos: ¿DÓNDE ESTÁ NOEL RODRIGUEZ? 
(*) Abogada
Ex Defensora del Pueblo del estado Miranda

miércoles, 3 de agosto de 2011

RECUERDOS DE LA CUARTA...

ROMULO AL ATAQUE…
Disparen primero y averigüen después, fue la consigna de entonces presidente Romulo Betancourt

El presidente democrático Romulo Betancourt ordenó a las tropas genocidas adiestradas por los norteamericanos, “Disparen primero y averigüen después”… y estos obedecían fielmente al amo, cual perro de presa…
En octubre de 1960, se combate en el sector del 23 de enero; ejército y policía allanan la UCV.  Seis muertos y treinta y tres heridos por ataques de la policía. Se allanan las sedes de los partidos PCV Y EL MIR.
Los desfiles de los desempleados en solicitud de trabajo, fueron disueltos a tiros. Cuando los trabajadores del Plan de Emergencia instaurado en el gobierno de Wolfgan Larrazabal, se reunieron pacíficamente en la Plaza La Concordia, y fueron agredidos a tiros y bombas. La policía se ensaña con los trabajadores que protestaban en los alrededores del Centro Simón Bolívar y el Silencio.
Tres obreros son muertos a balazos. Más de sesenta resultan heridos. A los pocos días el número de muertos aumenta a doce y ciento treinta heridos. En enero, más de 90 dirigentes fueron detenidos en las manifestaciones y calificados de “Agitadores” y enviados a trabajos forzados en las Colonias Móviles de El Dorado, en Santa Elena de Uairen, en las selvas del Edo. Bolívar.
También en  octubre de 1960, la DIGEPOL asalta y destruye los talleres de los periódicos “FANTOCHES”, “TRIBUNA POPULAR”, “CIRCULO DOMINGUITO” y “URD”.
El General Josué López Henríquez, Ministro de la Defensa, anuncia: “Cumpliremos con las órdenes del Presidente de la Republica de aplicar el Reglamento de Servicio de Guarnición, que autoriza a las autoridades a disparar contra revoltosos y amotinados.
El 28 de noviembre de ese mismo año, decreta la suspensión total de las Garantías Constitucionales, situación que permanecio hasta el lunes 22 de enero de 1961.
El martes 23 de enero de 1961, apenas a unas pocas horas después que el Congreso Nacional promulgara la nueva Constitución, Betancourt decreta nuevamente la suspensión de las Garantías Constitucionales.
El 18 de abril, los contrarrevolucionarios anticubanos reciben el apoyo financiero de Venezuela. Existen pruebas que  nuestro territorio fue usado para adiestrar mercenarios y terroristas batisteros. Esta denuncia la hace el diputado Fabricio Ojeda, poco tiempo antes de su renuncia al cargo de Diputado.
El 5 de junio, la prensa al servicio del gobierno, anuncian que se reducirá el salario hasta por un  18%...
Anuncian despidos en la administración pública, en la industria petrolera... textiles…mantienen suspendidas las garantías constitucionales, gracias a lo cual, pasan de contrabando la “Ley del Hambre”. El gobierno quiere asegurar las ganancias de los grandes capitalistas y de los monopolios extranjeros a costa de las privaciones de las masas populares, denuncia el diputado Hector Rodríguez Bauza.
 El viernes 16 de junio,  Alfredo Maneiro denuncia en la Cámara de Diputados:
”los papeles del Embajador gringo, demuestran  que la “Ley del Hambre” y la “Ley Macuare” han sido confeccionadas en estrecha colaboración entre la embajada de estados unidos y el gobierno de Betancourt.
El 26 de junio, se realiza la masacre de civiles indefensos, por militares apartidas, en el cuartel Freitez de Barcelona. 19 civiles muertos en el patio en medio de la gritería de soldados mezcladas con exclamaciones soeces y de odio. Bajo ráfagas inclementes caen los hombres revolcándose. “Por favor no me maten”  grita uno y abre los brazos en cruz… una ráfaga abre su cabeza en dos…
El dirigente adeco, Carlos Caniche Mata,  entonces secretario general de gobierno del Edo. Anzoategui, azuzaba a los soldados: ¡mátenlos a todos!...  Los soldados se ensañaron aun más contra los caídos y remataban a quien estuviera respirando, clavándoles la bayoneta… hubo 19 muertos fusilados…  “Los rebeldes fueron hechos presos, desarmados y fusilados”, declaro el ex oficial ELOY LOPEZ CURRA.
Los estudiantes de la UCV, Gritaban en sus marchas consignas contra los padres del pacto de Punto Fijo: ¡BETANCOURT Y CALDERA SON DOS VIEJAS ROCHELERAS!… Con esta sencilla y nada peligrosa manera de protestar, los estudiantes mostraban su descontento; otra criolla manera de mostrar su rabia, fue bautizar los puentes paralelos de Bello Monte como “LAS NALGAS DE ROMULO”. Y tenían mucha razón de ese odio… ¡es que el demócrata Rómulo Betancourt mató más personas que el dictador Pérez Jiménez!... Únicamente en el Porteñazo se calculan 700 muertos del lado rebelde, sin contar a los desempleados muertos ni a los revolucionarios caídos… Pero el cínico presidente Raúl Leoni, (a) El Pacifico, lo supero laaaaaargamente cuando dio  carta abierta a los militares de la Escuela de las Américas para cometer toda clase de atropellos contra nuestro pueblo…