viernes, 18 de enero de 2013

Veintidos años se cumplieron el 23 de julio de la masacre de El Botalón, en San Diego, estado Carabobo En ese día, en 1993, seis personas fueron masacradas por una comisión de la entonces PTJ. Uno de los muertos fue un mesonero de El Botalón que no pudo escapar a la lluvia de balas disparadas por los asesinos enviados de PTJ Central en Caracas. El Ministro de Justicia de entonces, jefe máximo de PTJ era Fermín Mármol León, en la directiva estaban Alexis Bolívar, ahora preso en Cumaná, condenado a 15 años por secuestro, Marino Guerra y Alberto Morales. Los asesinados en El Botalón fueron: Omar Fuenmayor Matute, Luis Briceño Leoni y 4 personas más, incluido el mesonero referido. Los autores directos de la masacre fueron sentenciados por la juez de Carabobo, Lorenza Medina, a la pena de 4 años, una sentencia simbólica frente a un crimen que merecía la pena máxima. Los asesinados estaban cenando, no estaban armados, no les dieron voz de arresto, absolutamente nada, sólo balas, incluso con remate como fue demostrado mediante la inhumación que se hizo, gracias a la acción de la fiscal del caso y de la defensora de derechos humanos, ya que los informes de autopsias fueron alteradas. Por allí andan los asesinos materiales, incluso se nos ha dicho que uno de ellos trabaja en una alcaldía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada